25 cosas para ver y hacer en Munich (Alemania)

La capital de Baviera es un cóctel de lugares queridos, opulentas iglesias barrocas y museos del más alto nivel. Navega esta lista de cosas para ver en Munich y elige que hacer en tu viaje a Munich.

El Kunstareal de la ciudad alemana Múnich es un grupo de museos de arte con tantas obras maestras que es difícil saber por dónde empezar. Una semana nunca sería suficiente para verlos todos, y estas invaluables colecciones fueron reunidas por los monarcas Wittelsbach que gobernaron Baviera hasta el siglo XX.

Sus palacios en la ciudad son dos de los muchos monumentos gloriosos para admirar, y podrás ver los Alpes desde lo alto del Rathaus y la Iglesia de San Pedro. 

Múnich es también la ciudad de algunas empresas alemanas de fama mundial como BMW, FC Bayern y el incomparable Oktoberfest, más de dos semanas de juerga llena de cerveza cada otoño.

Aqui las mejores cosas para hacer en Munich:

La Pinacoteca Antigua

Fuente: tichr / shutterstock

Alte Pinakothek

Data de 1836, la Alte Pinakothek es una de las galerías de arte más antiguas del mundo.

El diseño neorrenacentista del museo sería un modelo para las galerías que brotaron en Bruselas, Roma y San Petersburgo.

Todo fue ordenado por el rey Luis I para albergar la colección excepcional de la dinastía Wittelsbach, iniciada por el duque Wilhelm IV en el siglo XVI.

El resultado son 800 pinturas alemanas, francesas, holandesas, flamencas, italianas y españolas de los años 1200 al 1800, de una calidad superlativa.

Los maestros que toman el centro de atención son Peter Paul Rubens, Albrecht Dürer y van Dyck, todos representados por múltiples pinturas.

Y en su camino, Leonardo da Vinci, Tiziano, Hans Baldung Grien, Hieronymous Bosch y Rembrandt son solo algunos de los muchos nombres prestigiosos que encontrará.

Munich Residenz

Fuente: Noppasin / shutterstock

Munich Residenz

Lo que comenzó como un castillo del siglo XIV para los monarcas Wittelsbach en el extremo norte de la ciudad, floreció a lo largo de varios cientos de años en un sublime complejo palaciego de diez patios y 130 habitaciones.

Los sucesivos duques, emperadores, príncipes y reyes hicieron grandes declaraciones en los estilos renacentista, barroco, rococó y neoclásico.

Dado el tamaño del palacio y la riqueza de su arte, la Residencia de Múnich es un espectáculo para ver en varias visitas.

Pero algunos lugares imprescindibles para marcar son el patio de la gruta del Renacimiento italiano, el salón de banquetes Antiquarium profusamente adornado y las molduras doradas en la Galería Ancestral Barroca.

Además de esta residencia real en pleno centro si te gustan los castillos también puedes hacer la excursión al impresionante Castillo de Neuschwanstein , una de las mejores excursiones en Múnich.

El Palacio de Nymphenburg

El Palacio de Nymphenburg es un enorme complejo de edificios de estilo barroco que fueron la antigua residencia de verano de la familia real de Baviera. Lugar donde nació Luis II el rey más famoso de Baviera y quien dejó un gran patrimonio cultural y otros castillos

Neues Rathaus

Fuente: miroslav110 / shutterstock

Neues Rathaus

Un favorito de las postales, el ayuntamiento de Múnich en Marienplatz es una maravilla del Renacimiento gótico, un monumento de ver en la ciudad de Munich.

La fachada está adornada con pináculos, nichos con pequeños arcos de trébol y estatuas de los primeros cuatro reyes bávaros en la bahía de la torre.

La población de Múnich se duplicó en menos de 20 años entre 1880 y 1900, y el Neues Rathaus, que se completó originalmente en 1874, tuvo que ampliarse apenas 20 años después de su finalización.

Esa fachada tiene 100 metros de largo y el edificio se amplió a 400 habitaciones, y puedes entrar a escalar los 85 metros donde puedes ver los Alpes en días despejados.

Desde 1908, el Glockenspiel ha sonado todos los días a las 11:00 y 12:00, y luego a las 17:00 (de marzo a octubre), con autómatas representando episodios del siglo XVII.

Básicamente es una especie de carrusel de muñecos automáticos que bailan todos los días a estas 3 horas antes mencionadas, te darás cuenta porque verás gente esperando a ver este espectaculo.

Englischer Garten (Jardín Ingles)

Fuente: clearlens / shutterstock

Englischer Garten

Si lo buscas en un mapa de la ciudad de Munich, te sorprenderá el tamaño del Englischer Garten.

Con 370 hectáreas, esta extensión de césped, arboledas, pastos, vías fluviales y un lago es uno de los parques urbanos más grandes del mundo, más grande que el Central Park de Nueva York.

Hay algunos lugares interesantes para disfrutar, como una casa de té japonesa agregada para los Juegos Olímpicos en 1972 y la Torre China basada en la pagoda de Kew Gardens y erigida por primera vez en 1790. 

Pero algo que quizás no esperabas encontrar es el surf: sí , el río Eisbach artificial tiene una fuerte corriente, formando una ola estática que los huéspedes experimentados recorren hasta un minuto a la vez.

Por último si eres de los que salen a correr al aire libre como yo es uno de los lugares más bonitos para hacerlo. Ve a correr al Jardín Inglés.

Neue Pinakothek

Fuente: footageclips / shutterstock

Neue Pinakothek 

El rey Ludwig I también tenía un ojo para el arte contemporáneo del siglo XIX y acumuló muchas piezas invaluables de la época.

Unas 400 pinturas del siglo XIX se exhiben en la Neue Pinakothek, y marcan todos los movimientos influyentes del siglo.

Hay artistas románticos alemanes como Caspar David Friedrich y Karl Friedrich Schinkel, realistas franceses como Delacroix y Courbet, y arte impresionista de Degas, Cézanne, Monet, Gauguin y Renoir.

Te recomendamos hacer un recorrido por períodos y ver  las otras obras maestras de Goya, Rodin, Klimt, Munch y Turner.

Marienplatz

Fuente: BAHDANOVICH ALENA / shutterstock

Marienplatz

En cualquier época del año, Marienplatz, frente al Neues Rathaus, estará repleta de lugareños y turistas de compras, de turismo o simplemente viendo pasar la ciudad.

La plaza central ha sido el centro de la ciudad desde el siglo XII y lleva el nombre de una columna mariana que se levantó aquí en el siglo XVII.

El monumento es de 1638 y celebra la retirada de las tropas suecas de Munich durante la Guerra de los 30 Años.

La estatua dorada en la parte superior es más antigua, esculpida en 1590 y muestra a María en una luna creciente como la Reina del Cielo.

Esta fue la primera columna mariana al norte de los Alpes, y la precursora de una serie de monumentos similares en Baviera y Europa Central.

Ven en diciembre, cuando el mercado navideño está en pleno apogeo.

Iglesia de San Pedro

Fuente: Tupungato / Shutterstock

Iglesia de San Pedro 

La iglesia más antigua de Múnich se construyó por primera vez a finales del siglo XI, pero fue destruida por un incendio en 1347. La reconstrucción fue de estilo gótico y a lo largo de los años ha habido muchas ampliaciones, dejando la de San Pedro con elementos renacentistas y barrocos.

Esa fusión de estilos se aplica al arte, ya que las pinturas góticas del siglo XV de Jan Polack se sientan debajo de un maravilloso fresco en el techo del barroco tardío de Johann Baptist Zimmermann.

Entra para ver más de cerca el altar mayor, que tiene una figura de San Pedro esculpida por Erasmus Grasser a principios del siglo XVI.

La iglesia de San Pedro descansa sobre la colina, Petersbergl, y vale la pena abordar los 299 escalones de la torre para pasar unos minutos señalando los puntos de referencia de Múnich con la ayuda de un telescopio.

Sigue leyendo:  Los Lagos de Munich

Deutsches Museum

Fuente: Max-k muc / Wikimedia

Deutsches Museum

Al igual que la Alte Pinakothek, el Deutsches Museum podría mantenerte ocupado durante todo un día.

El museo se encuentra en una isla en el Isar (el Museumsinsel) y mapea el desarrollo de la ciencia y la tecnología en Alemania.

Lo que lo mantendrá absorto es la gran variedad de campos que se tratan en estas galerías, desde la nanotecnología hasta la reproducción, la aeroespacial y la astronomía hasta la ingeniería hidráulica.

Si solo tiene un par de horas libres, deberá planificar con anticipación y concentrarse en una o dos cosas.

Cada campo tiene exhibiciones bien presentadas y completamente interactivas, que invitan a los niños a presionar botones, manivelas y palancas.

Y mientras se atiende a las mentes más jóvenes e incluso hay una zona divertida para niños, el museo nunca rehuye los detalles complicados.

Pinakothek der Moderne

Fuente: footageclips / shutterstock

Pinakothek Der Moderne

Aunque se la conoce localmente como la «Dritte» (tercera), después de la Alte y la Neue Pinakothek, el museo de arte moderno de Múnich es igualmente esencial.

Al igual que sus vecinos del Kunstreal, las galerías son completas y están repletas de arte de los nombres más célebres de los últimos 100 años.

Lo mejor es la exposición de Expresionismo de los grupos Brücke y Blaue Reiter, y artistas como Kirchner, Kandinsky, Klee, Franz Marc y Emil Nolde serán familiares para todos.

En el resto de galerías del Modernismo te encontrarás con Francis Bacon, Braque, Otto Dix, Picasso, Magritte, Max Ernst y Joan Miró.

Y luego, desde la década de 1960 hasta la actualidad, están las galerías contemporáneas llenas de arte de Sigmar Polke, Andy Warhol, David Hockney y Lucio Fontana, entre otros.

Y más allá de todo esto hay exposiciones de arte aplicado / diseño industrial, fotografía, dibujo y arquitectura.

Lenbachhaus

Fuente: footageclips / shutterstock

Lenbachhaus

En los albores del siglo XX, Múnich tenía una escena artística vibrante e influyente, cuando el grupo Blaue Reiter (Blue Rider) sacudió las antiguas academias.

Muchos expresionistas destacados fueron miembros, incluidos Kandinsky, Franz Marc, Gabriele Münter y August Macke, y los Lenbachaus rebosan de sus pinturas.

También hay una gran cantidad de arte contemporáneo de artistas como Gerhard Richter, Andy Warhol y Jenny Holzer.

La lista de artistas con sede en Múnich del museo se remonta al pintor gótico Jan Polack e incluye al retratista Georg Desmarées, los paisajistas Carl Anton Joseph Rottmann y la luminaria del Biedermeier Carl Spitzweg.

La Lenbachhaus lleva el nombre del retratista Franz von Lenbach, que encargó el edificio en la década de 1880.

En 2013 se añadió una nueva ala, revestida con tubos de cobre y aluminio.

Iglesia de Asam

Fuente: Mikhail Markovskiy / shutterstock

Iglesia de Asam

Un paseo fácil desde Sendlinger Tor, en el extremo sur de la antigua Múnich, es una extravagante iglesia del barroco tardío encajada en un espacio reducido entre los edificios vecinos.

La Iglesia Asam lleva el nombre de sus diseñadores de mediados del siglo XVIII, los hermanos Asam, uno pintor y el otro escultor.

Una cosa interesante de la iglesia es que era una capilla privada, sin ningún orden religioso.

Esto, junto con el espacio estrecho, dio a los hermanos la libertad de romper algunas reglas barrocas para el diseño y la decoración de interiores.

La iglesia mira hacia el oeste, por ejemplo, y el crucifijo frente al púlpito está colgado inusualmente bajo.

Estas peculiaridades y la habilidad de los frescos del techo radiante y la mano de obra en el estuco que recubre la nave se suman a uno de los edificios más importantes del estilo barroco tardío alemán.

Frauenkirche

Fuente: kyrien / shutterstock

Frauenkirche

Aunque hay iglesias más bonitas en Múnich, ninguna posee el sentido de escala de la Frauenkirche del siglo XV.

Su par de torres, coronadas con cúpulas en forma de cebolla, son un hito en Múnich, y no se permite que ningún edificio nuevo supere los 109 metros de altura.

El diseño de la iglesia es famoso por su discreción, con pocas aberturas de ventanas y paredes sin adornos que inspiran asombro.

La Frauenkirche sufrió en la guerra, pero todavía hay mucho arte restaurado u original que buscar en su interior.

La sillería del coro de principios del siglo XVI está esculpida con bustos de profetas y apóstoles, y algunas de las vidrieras son de la iglesia medieval que se encontraba en el lugar anterior a esta.

También hay un monumento a la tumba de Luis IV, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico del siglo XIV, y vea una impresión en forma de zapato en la entrada, ¡supuestamente dejada por el diablo!

Iglesia de los Teatinos

Fuente: Mikhail Markovskiy / Shutterstock

Iglesia Theatine

En Odeonplatz, serás recibido por la espléndida fachada amarilla de la Iglesia Theatine del siglo XVII.

Este monumento fue diseñado por arquitectos italianos en estilo barroco y se inspiró en la Sant’Andrea della Valle de Roma.

Date tiempo para maravillarte con la fachada pintada, rica en nichos, relieves, columnas dóricas y pilastras jónicas.

Todo es producto de un voto sagrado hecho por Enriqueta Adelaida de Saboya, si pudiera dar a luz a un príncipe heredero para el elector Fernando María.

A través de las puertas, esté atento al altar con imágenes de los evangelistas de 1722, el púlpito de madera negra que data de 1688 y la cripta, lugar de descanso de varios miembros de la familia Wittelsbach.

Museo Nacional de Baviera

Fuente: Yury Dmitrienko / shutterstock

Museo Nacional de Baviera

Inaugurado por el rey Maximiliano II en 1855, el Museo de Baviera es otra atracción cultural que necesita mucho tiempo.

Aquí se almacenan más de 40 salas de artículos decorativos, que datan desde la antigüedad hasta el Art Nouveau a principios del siglo XX.

Hay loza, armas, armaduras, porcelana, pinturas al óleo, instrumentos musicales, muebles, relojes, vajillas de disfraces y mucho más.

Los puntos altos son la Colección Bollert, un tesoro de gótico tardío y renacentista y esculturas de edificios religiosos de Baviera, y el conjunto de figuras de porcelana rococó de Nymphenburg del modelador suizo Franz Anton Buselli.

El edificio del museo historicista también merece una mención, ya que fue construido específicamente para complementar las colecciones a fines de la década de 1890.

Museo BMW

Fuente: Goran Jakus / shutterstock

Museo de BMW

Karl Schwanzer, el hombre que diseñó la famosa sede de BMW, también elaboró ​​los planos del edificio futurista del museo en el frente, a menudo descrito como la “ensaladera”. El edificio se completó en 1973 y sus galerías están en una espiral al estilo Guggenheim.

Hay autos antiguos, aviones, motocicletas, turbinas, motores, así como vehículos conceptuales extravagantes de las últimas dos décadas, todo ello acompañado de información vía multimedia.

¿Sabías que Elvis Presley era dueño de un BMW? Bueno, lo hizo y se muestra aquí.

BMW Welt

Fuente: Manfred Steinbach / shutterstock

BMW Welt

Después de conocer el pasado de BMW, podrán actualizarse con el presente en la elegante sala de exposiciones de al lado.

BMW Welt es libre de ingresar y la mejor explicación es que es la sala de exhibición de concesionarios de automóviles más espectacular del mundo.

La gente viene a recoger sus nuevos BMW, lo cual es un espectáculo en sí mismo, ya que su coche es elevado en ascensor hasta un vestíbulo acristalado.

Puede echar un vistazo de cerca a todos los modelos de BMW actualmente en el mercado, ponerse al volante e incluso reservar una prueba de manejo.

Sigue leyendo:  15 cosas gratis para hacer en Múnich

Si uno le roba el corazón, puede pedirlo aquí para enviarlo a la mayor parte del mundo, o comprar recuerdos y accesorios de BMW en la tienda.

Glyptothek

Fuente: Mikhail Markovskiy / shutterstock

Glyptothek

Nuestro último museo en el Kunstareal sería una prioridad en casi cualquier otra ciudad, lo que da testimonio del volumen de arte e historia en este barrio.

La Glyptothek es un templo neoclásico encargado por el rey Luis I como depósito de su colección de esculturas griegas y romanas.

El edificio se completó en 1830, lo que lo convierte en el museo más antiguo de Munich.

Hay más de 1.000 años de escultura en su interior, que abarcan los períodos arcaico, clásico y helenístico, así como el Imperio Romano.

El fauno helenístico de Barnerini es uno a tener en cuenta, que representa un fauno de tamaño natural y esculpido alrededor del comienzo del siglo II a. C. De la época romana hay una variedad de bustos de emperadores como el emperador Augusto, Nerón, Calígula y Traian, y los estadistas Sulla y Gaius Marius.

Olympiapark

Fuente: trabantos / shutterstock

Olympiapark

Aunque muchas antiguas sedes olímpicas en todo el mundo tienden a ser olvidadas, el Parque Olímpico de Múnich de 1972 sigue siendo utilizado todos los días.

El parque es un enorme centro de actividades donde se puede montar en tirolina sobre el icónico estadio, practicar deportes acuáticos en el lago y esquiar en la colina en invierno.

También hay atracciones de feria en verano, y no faltan lugares para tomar un refrigerio o comida.

El parque también ha sido testigo de algunos eventos históricos, uno sombrío, como la masacre de 11 miembros del equipo israelí en Munich en 1972, y todavía se puede visitar el Edificio 31 donde se hospedaba el equipo israelí.

En una nota más ligera, el estadio olímpico también fue escenario de una de las finales de la Copa del Mundo más memorables en 1974, cuando la Alemania de Beckenbauer remontó para derrotar 2-1 a Holanda de Johan Cruyff.

Allianz Arena

Fuente: Yuri Turkov / shutterstock

Allianz Arena

Incluso si solo tiene un interés pasajero por el fútbol, ​​una visita a la casa del FC Bayern debe estar en la agenda.

Eso no es solo porque son el mejor equipo de Alemania y tienen un lugar especial en la cultura de la nación, sino que también se mudaron a un nuevo hogar increíble hace poco más de una década.

El estadio de 66.000 plazas está revestido con 2.874 paneles luminosos, que se iluminan con los colores del club los días de partido.

La visita guiada de una hora del Allianz Arena es una experiencia de acceso total, que lo guía a los vestuarios, el túnel de jugadores, la zona mixta donde se dan las entrevistas posteriores al partido y la sala de conferencias de prensa.

Después de eso, puede pasar un tiempo en el museo familiarizándose con los mejores jugadores del Bayern como Franz Beckenbauer, Gerd Müller y Lothar Matthäus, y reviviendo las cinco victorias del club en la Liga de Campeones / Copa de Europa.

Teatro Nacional de Múnich

Teatro Nacional de Múnich El Teatro Nacional

Neoclásico en Max-Joseph-Platz es uno de los mejores teatros de ópera de Europa y sede del Ballet Estatal de Baviera , La Orquesta Estatal de Baviera y la Ópera Estatal de Baviera.

El diseño actual y su majestuoso pórtico es de 1825, y aunque el edificio fue devastado en la guerra, fue reconstruido según los planos del siglo XIX del arquitecto Karl von Fischer en la década de 1960.

Los fanáticos de la ópera que no puedan obtener boletos aún pueden organizar una gira en alemán para ver la impresionante área detrás del escenario de varios pisos y descubrir más sobre las personas que han adornado este edificio: varias óperas de Richard Wagner debutaron en el National Teatro, como Die Meistersinger von Nürnberg, Das Rhengold y Die Walküre.

Müller’sches Volksbad

Fuente: www.swm.de

Müller’sches Volksbad

Si una piscina suena un poco anticlimática, Müller’sches Volksbad, en la orilla derecha del río Isar, es todo menos una decepción, especialmente si te gusta el diseño Art Nouveau.

La piscina también es lo más parecido a una experiencia secreta e informada en nuestra lista.

No hay equivalente en Alemania, y cada paso de la actividad banal de ir a nadar y disfrutar de una sesión de sauna se vuelve emocionante con los motivos clásicos de Carl Hochede, adornos de estuco estampado en los techos, portalámparas caprichosos y barandillas de hierro forjado.

La Cervecería Hofbräuhaus

Fuente: tichr / shutterstockapetece

Hofbräuhaus

Si quieres probar la cerveza alemana en un ambiente despreocupado y con comida tradicional bávara, una cervecería o Wirtshaus son los lugares  ideales.

Hay docenas para elegir alrededor de Múnich y con un poco de investigación encontrarás uno auténtico cerca de donde te estás alojando.

Y aunque sea muy turística la Hofbräuhaus, sigue siendo una de esas cosas que tienes que hacer en Múnich.

Es un anexo de la cervecería Staatliches Hofbräuhaus, que estuvo ubicada aquí desde 1589 hasta 1897 cuando se trasladó a los suburbios.

Uno de los muchos clientes habituales eminentes de la cervecería era Mozart, que vivía a la vuelta de la esquina en el siglo XVIII.

En la pared verá jarras de cerveza que pertenecen a los clientes habituales, que se mantienen bajo llave.

Pide un litro de cerveza lager, cerveza oscura malteada o Weißbier para acompañar una Wienerschnitzel o Weißwurst.

Viktualienmarkt

Fuente: Vlada Photo / shutterstock

Viktualienmarkt

El mercado de alimentos de la ciudad se trasladó aquí en 1807 cuando creció demasiado para Marienplatz.

El Viktualienmarkt es un lugar para que la gente haga sus compras de comestibles, compuesto por 140 puestos y tiendas interiores y exteriores que venden frutas y verduras frescas, salchichas, queso y alimentos especiales más elegantes como aceite de oliva, vino y té.

Pero eso es solo la mitad de la historia, ya que hay un gran biergarten en el centro del mercado y uno de los favoritos de Munich.

Si tiene hambre, hay una tentadora selección de puestos de comida o puede comprar un schnitzel o salchicha en el restaurante de autoservicio del jardín de cerveza.

Visita el centro de documentación Nazi

Rodeado de ornamentados edificios neoclásicos, el moderno y clínico NS-Dokumentationzentrum es un recordatorio de un pasado que Munich intenta a menudo barrer bajo la alfombra. 

Más que una colección de documentos nazis, es un museo sobre la historia del antisemitismo y el racismo y las diferentes formas que puede tomar. Y es inquietantemente familiar y relevante.

Oktoberfest

Fuente: Takashi Images / Shutterstock

Oktoberfest

Algunas de las cifras asociadas con el festival de cerveza: estamos hablando de siete millones de visitantes y más de 7,5 millones de litros de cerveza consumidos.

El festival de 16 a 18 días comienza el tercer sábado de septiembre y se remonta a 1810, cuando el príncipe Luis se casó con Teresa de Sachsen-Hildburghausen.

En 1896, las cervecerías de la ciudad construyeron gigantescas carpas de cerveza para la celebración, y desde entonces ¡beber cerveza ha sido la actividad principal! Hay 14 tiendas de campaña instaladas permanentemente en Theresienwiese en el oeste de la ciudad, con capacidad para 8.500 juerguistas cada una.