¿Munich o Berlin?

Munich o Berlin

Berlín y Munich son dos de las ciudades más visitadas de Alemania, pero representan lados completamente diferentes del país. Munich representa el lado tradicional de Alemania, desde la estética a la cocina y la cultura. Es la Alemania conocida por el mundo antes de que su historia estuviera marcada por los horribles acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y luego dividida por el Muro de Berlín. Berlín, por otro lado, lleva más claramente los impactos y cambios de posguerra.

Son dos estéticas muy marcadas para dos viajeros diferentes.

Y eso lo hace tan interesante.

Por suerte tengo el privilegio de conocer bien ambas ciudades ya que vivo hace más de 15 años en Munich y tengo un apartamento en Berlín que me permite pasar bastante tiempo en la capital alemana.

Y sí, el contraste se siente.

Llegando a Alemania por  Munich

Lamentablemente el turismo viene predominantemente a Munich para el Oktoberfest, ya que es el hogar tradicional de este evento icónico.

Pero hay mucho más…

Munich es una ciudad alpina, rodeada de lagos y montañas… donde pintorescos castillos están anidados en las cimas de las montañas.

Estos puntos de referencia cuentan la historia de una Alemania próspera bajo el mandato de los carolingios, Luis II y los Habsburgo. Lo que es más, esta estética mítica inspiró cientos de leyendas y cuentos de hadas.

Castillos cerca de  Munich
Castillos cerca de Munich

Hogar de alrededor de 1,4 millones de personas, Munich es una ciudad rica y bien mantenida que alberga atracciones como el Englischer Garten, y el centro histórico de la ciudad, Marienplatz. 

La ciudad tiene su propia cultura refinada, y es definitivamente más próspera económicamente que la escarpada y vanguardista Berlín, dándole un aire más tradicional. 

Munich se siente un poco menos urbana y alternativa que Berlín, que es una ciudad llena de arquitectura de la era soviética y es mucho menos pintoresca pero más alternativa.

Sigue leyendo:  Que hacer con lluvia en Munich

Puede llegar a ser más caro viajar aquí, ya que Munich se considera a menudo la ciudad más cara de Alemania; pero todo depende del tipo de viaje que organices.

En general, el hecho de que Munich sea más pequeña y más accesible a pie que la capital de Alemania la convierte en una buena primera parada en una visita a Alemania, porque es más fácil orientarse aquí que en Berlín, y te ofrece una gran logística desde trenes y alquileres de vehículos para organizar tu viaje por el sur. 

Además no olvidemos que es vecina de Italia por lo que te abre las posibilidades a visitar Austria y el norte de Italia (tirol) lo que te posibilita extender el tiempo de visita a más de 5 días.

Llegando a Alemania por Berlín

Berlín es una ciudad que «siempre está hirviendo». Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, el 90% de la metrópolis fue destruida. Después de servir como sede del gobierno nazi, fue dividida por el Muro de Berlín durante casi 40 años. 

Antes de todo esto, era un centro para artistas y aquellos que buscaban vivir estilos de vida alternativos, algo que está mejor capturado en la colección de Christopher Isherwood, The Berlin Stories o en la serie de la televisión alemana Babylon Berlin. 

Después de que todo el polvo se asentó después de varias décadas de terror y opresión política, parece que son estas mismas personas las que realmente han ganado el derecho a la ciudad.

Mural de la East Side Gallery
Mural de la East Side Gallery

A medida que Berlín continuaba transformándose a través de difíciles transiciones, desde el nazismo, hasta la cruda división entre el Este y el Oeste, muchos creativos, músicos y facciones izquierdistas contraculturales terminaron viviendo aquí, en gran parte gracias a los alquileres baratos y a la posibilidad única de nuevos comienzos. 

Sigue leyendo:  Los lugares más extraños de Múnich que puedes visitar

Por lo tanto, Berlín tiene un espíritu liberal que la distingue de otras ciudades alemanas más establecidas como Munich. Sin mencionar que aún alberga algunos recuerdos de su oscura y asombrosa historia, incluyendo el Muro de Berlín y el Monumento a los Judíos Asesinados de Europa, que atrae a millones de turistas cada año.

Berlín es considerada en gran medida como una de las capitales creativas del mundo, especialmente en los ámbitos del arte contemporáneo, la música electrónica y la industria emergente. 

Por lo tanto, Berlín es una de esas ciudades que se experimenta, sumergiéndose en la población y el entorno urbano nervioso, vibrante y diverso. 

Los bajos alquileres que originalmente atrajeron a estos diferentes grupos a la ciudad han continuado haciendo de Berlín un lugar bastante asequible para visitar, especialmente en comparación con Munich. Los viajeros con casi cualquier presupuesto encontrarán comida y el alojamiento es bastante barato.

Pero insisto depende del itinerario que armes.

Con una población de 3,5 millones de habitantes, Berlín es más grande y está más extendida que Munich, y así como la del sur te permite acceder a los Alpes, Berlín te permite acceder al mar del norte y ciudades históricas del este que no deberías dejar de visitar.

Conclusión

Aunque cada ciudad representa diferentes polos de la cultura e historia matizada de Alemania, visitar ambas es esencial para obtener el alcance completo de lo que es Alemania.

Te recomiendo comenzar con Munich para la perspectiva histórica y luego dirigirnos a Berlín para ver cómo la ciudad alemana se ha adaptado en un refugio para creativos y empresarios, incluso a raíz de una compleja historia de penurias y terror.