La casa del Rey Moro en Ronda

El palacio de la Casa del Rey Moro fue construido en Ronda en el siglo XIV y está inscrito como bien cultural en España desde 1943. Es un edificio muy articulado con jardines colgantes, dos torres y amplias fuentes.

Donde está la Casa del Rey Moro en Ronda

La casa del Rey Moro se encuentra en el centro de la ciudad de Ronda, a escasos metros de los baños turcos.

Entradas a la Casa del Rey Moro – ¿Vale la pena?

De todas las excursiones pagas que me he encontrado en Ronda, ésta es la que más vale la pena sin duda.

Ya que te permite acceder a la mina de agua y tener una perspectiva muy distinta de la ciudad.

Para entrar a la casa deberás pagar sobre unos 8 € de entrada.

Ahorra en tu viaje
Encuentra alojamiento a los mejores precios aquí
Reserva actividades y excursiones en español aquí
Compara y consigue vuelos baratos aquí
Contrata un seguro de viaje y cancelacion COVID con un 5% de descuento aquí
Reserva los traslados desde el aeropuerto aquí
Regalo de 10€ reservandotrenes por Europa aquí
Los mejores libros y guías de viaje aquí

Historia

La tradición popular atribuye la construcción de esta estructura militar secreta al rey musulmán Abomelic, en una época en la que Ronda ocupaba un lugar estratégico en la lucha del posterior reino musulmán de Granada contra Castilla. En la mente del pueblo prevalecían varias leyendas y la idea de que en el complejo de la fuente se encontraban palacios secretos y baños de la reina. Los textos históricos hablan de la fuente desde la conquista de Ronda por los Reyes Católicos en 1485, bajo el mando del Marqués de Cádiz. Este último se llevó la fuente del río y poco después la sedienta población de la ciudad tuvo que admitir la derrota.

Una amplia escalera de caracol excavada en la roca con un imponente sistema de bóveda y luz conduce a través de la fuente, que se extiende por un desnivel de 60 metros. En la Sala del Manantial -una cámara que se distingue por su sofisticado sistema de iluminación- había un abrevadero, hoy oculto, del que se extraía agua con la ayuda de una rueda hidráulica. Una cadena humana de esclavos debía subir y bajar con «zaques» (recipientes de cuero) para abastecer de agua a la ciudad. En la Sala de Armas se almacenaban las armas y se calentaba agua o aceite en calderos para defender la puerta de entrada inferior desde la ventana superior. La Sala de los Secretos, con una peculiaridad en la acústica (el sonido viaja automáticamente de una esquina a la opuesta), era originalmente otro pozo para suministrar agua a los militares. Más abajo -construida desde el río- se eleva una poderosa torre que servía para defender el suministro de agua y como «poterna» (salida secreta) para escapar de la ciudad. Sobre esta torre se encuentra la Terraza de la Reconquista. Desde aquí se vigilaba el río y se defendía el asedio.

Todo el conjunto de la fuente se caracteriza por su arquitectura y construcción, que se han conservado perfectamente hasta nuestros días, lo que hace que este complejo defensivo sea único en toda España.