Categorías
antartida

Cómo viajar a la Antártida de forma responsable

A medida que más gente tiene la posibilidad de llegar al continente blanco, los efectos del turismo masivo son una realidad desafortunada a considerar.

Cuando se trata de un lugar tan prístino y frágil como la Antártida, el turismo sostenible es más importante que nunca, así que si estás pensando en un viaje a la antártida, se proactivo en tu decisión de priorizar la protección del medio ambiente.

Viaja con un grupo pequeño

Cuando estés investigando cruceros para viajar a la Antártida, habrá muchas cosas en las que pensar, pero el primer punto a considerar debe ser cuántos pasajeros habrá en tu barco.

Algunas compañías operan barcos similares a un crucero en el Mediterráneo, con un máximo de 500 pasajeros por viaje.

Has de tener en cuenta que los barcos más grandes producen más emisiones de carbono y un tráfico de pasajeros mayor que visita el continente antártico.

Al elegir una compañía que limita el número de pasajeros a menos de cien personas, estás tomando una decisión consciente para ayudar a proteger el ecosistema local, pero también hay otro beneficio muy importante para tu viaje.

Las leyes establecen que sólo 100 personas a la vez pueden desembarcar en un momento dado al continente antártico, de modo que si estás en un barco que tiene más de 100 pasajeros, pasarás una parte significativa de tu tiempo esperando a que un grupo termine sus excursiones para que te toque a ti, y esta espera puede llegar a ser bastante tediosa.

Elige una compañía que realice viajes de grupos pequeños y no sólo estarás ayudando a minimizar el impacto ambiental en la Antártida, sino que también maximizas tu tiempo explorando realmente este increíble destino.

Yo personalmente recomiendo Antarpply, crucero con salida desde Ushuaia a la Antártida.

Ellos dirigen uno de los viajes más profesionales, responsables, diversos y científicamente enfocados de todos los operadores con licencia que viajan a la Antártida.

Grupo pequeño de viaje a la Antartida

Viaja a la antártida en temporada baja

Una forma de reducir el impacto de tu viaje a la Antártida es planear el viaje en temporada baja, es decir, en los meses de octubre, noviembre, marzo y abril.

Durante la época de temporada alta de diciembre a febrero, más barcos visitan la zona y un mayor número de pasajeros bajan a tierra y no hay grandes diferencias si comparas con la temporada baja.

En temporada alta sueles tener más horas de luz serán más largas en el verano, pero nadie te puede garantizar en la Antártida un mejor clima.

Yo he visitado la antártida a finales de marzo y he tenido un clima perfecto durante 5 días seguidos.

Además que la disminución del tráfico turístico, también puede ayudarte a tener más encuentros con la vida silvestre en la temporada baja, como ver los polluelos de pingüino rey en Georgia del Sur en octubre, o ver mas ballenas ya que empieza a migrar en marzo y abril.

Tómate en serio las leyes de cuarentena

Al ser el único lugar de la tierra que está libre de la presencia humana permanente, el ecosistema de la Antártida es muy frágil.

Un porcentaje minúsculo de todo el continente antártico ha sido pisado por el hombre, lo que ha permitido que la flora y fauna crezcan y evolucionen sin perturbaciones.

Actualmente al ser cada vez más grande la cantidad de personas que visitan la Antártida como turistas, la amenaza de introducir enfermedades es mucho mayor que antes.

Las empresas de cruceros turísticos mantienen estrictas leyes de cuarentena antes de entrar a las aguas antárticas, y éstas se cumplen una vez que los pasajeros desembarcan de los barcos.

Asegúrate de llevar sólo agua filtrada en botellas reutilizables en cualquier excursión, y deja todos los alimentos y bocadillos en su habitación.

La ropa también presenta un gran riesgo de contaminación, en particular el material con velcro, y debe ser limpiada a fondo y aspirada antes de ser usada en el continente.

Mejor aún si viajas con una empresa de crucero que provee botas, pantalones y chaquetas, estos serán lavados profesionalmente después de cada expedición y mantenidos en un ambiente seguro que ha sido despejado para la cuarentena.

En cuanto al equipo, asegurate de tomar las mismas precauciones. Los pies de tu trípode son un ejemplo clásico que puede transmitir enfermedades de una colonia de pingüinos a la otra.

Toma en serio las leyes internacionales de cuarentena y piensa en viajar a la Antártida de manera responsable.

Las leyes de cuarentena ayudan a proteger las increíbles especies que encontrarás en la Antártida.

Manten distancia de la vida silvestre

Esta debería ser obvio, pero es muy fácil «olvidarse en el momento» cuando estás tratando de tomar fotos de lindos pingüinos y focas.

Mantener una distancia segura de la vida silvestre no es sólo para la protección de los animales, sino también para la tuya. Acercarse demasiado puede asustar a un animal, lo cual podría tener efectos perjudiciales sobre su comportamiento.

De la misma manera, si te acercas demasiado, el animal puede sentirse amenazado y querer proteger su entorno. Un elefante marino puede parecer grande y perezoso, pero lo último que querrás es que un macho enojado te ataque.

Mantente al menos 3 metros (10 pies) atrás de todos los animales que encuentres en la Antártida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *